VITAMINA C

 

La vitamina C es capaz de prevenir la formación y el desarrollo del cáncer. En grandes cantidades puede impedir que los nitritos y nitratos de los alimentos se conviertan en nitrosaminas, las cuales son cancerígenas pudiendo producir cáncer de estómago o de tracto intestinal.

La vitamina C mejora la función de los glóbulos blancos defendiendo al músculo cardíaco después de un infarto.

Esta vitamina actúa como agente donador para 8 diferentes enzimas. Tres enzimas participan en la hidroxilación del colágeno. Estas reacciones adicionan grupos hidroxilos a los aminoácidos L-Prolina o L-Lisina en la molécula de colágeno, con ello permiten que la molécula de colágeno asuma su estructura de triple hélice. De esta manera la vitamina C se convierte en un nutriente esencial para el desarrollo y mantenimiento de tejido de cicatrización, vasos sanguíneos y cartílago.